domingo, 25 de enero de 2015

5H: ¡¡Merendola!! (dulces)

Andy Serkis' Day Off

... y si el anterior programa fue de salados, a la postre llega lo dulce. Caramelos, chicles, gominolas y toneladas de humorisque. Piruletas quinquis, sabores imposibles, chicles para fascistas, mascadores de saliva y el inevitable comentario sobre el pene de la mascota de Boomer en 110 minuendos a su entera disposición.

4 comentarios:

  1. Por lo que me parece haber escuchado, la Dr. Pepper que toma Wally es sabor cereza. Yo en Orlando probe la Dr. Pepper que tenian alli (juraria que era el sabor original, aunque puede que fuera una especialidad) y sabia a caramelo. Pero caramelo caramelo, de este que se hace quemando azucar, del de los flanes. Logicamente al llevar menos de media lata ya tenia tal empalagamiento y a la vez sed en la boca, que fui incapaz de terminarmelo. Los ultimos tragos los di para pasar la hamburguesa y me queria "de morir".

    Sigan ustedes asi señores, que me parto el pecho con ustdes.
    Nota: A ver si este año en la Maraton me voy de comida con ustedes ;)

    ResponderEliminar
  2. Querido Aratz Cazador de Mutantes:

    Hay un Dr. Pepper "Cherry" que sabe más dulzaino, más a Mon Cheri. Luego está el Dr. Pepper a secas, que de secas no tiene nada, y que sabe a piruleta de corazón. Un refresco con sabor a caramelo del de los flanes tiene que ser como una tarrina de The Stuff: no sabes quién se está tomando a quién.

    Y sí, que este año te hemos echado de menos!!

    ResponderEliminar
  3. Mutantes hijos de puta!!!
    Porque es mucho curro que sino un disfraz de Howard el Pato me iria al pelo, por eso de estatura y mala leche ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A esos de goma con molde y dos sabores de Migueláñez estaba yo enganchadísimo de pequeño. Casi me gustaba más el olor cuando abrias el envoltorio que cómo sabían. Mi regalo de navidad este año pasado fue una caja llena de unas chuches parecidas pero de otra marca.

    No sé muy bien por qué os estoy contando esto.

    ResponderEliminar