viernes, 28 de febrero de 2014

4B- De cuando reinaba Carolco

El láser que hacía la "C" no era un efecto, era real; 500$ por uso.
Nuestra aerolínea ha contado con jefes derrochadores, de aquellos que a los 0,7 milisegundos de abrir una empresa al nombre de su mujer ya se habían comprado un Porsche Cayenne para fardar por las calles de su municipio. Pero siguiendo con nuestro clásico Hitler era peor, nos alivia saber que otros empresarios fueron peores antes que nuestros jefes. Carolco Pictures, la todopoderosa productora fundada por Andy Vajna y Mario Kassar nos dio horas y horas de carísimo entretenimiento cinematográfico durante los ochenta y parte de los noventa hasta que murió sepultada bajo sus astronómicas deudas. Para que la historia no se vuelva a repetir, les contamos sus andanzas en este podcast de 130 minuten. El Sr VCR trae testimonios, anécdotas y proyectos fallidos, Vicente Vegas los duros y fríos datos económicos y Wally Week la animación y la ametralladora de chascarrillos en modo full-auto. Descubran que relación tiene Kassar con las pistolas Nerf, que parte del conglomerado Carolco se llevó Schwarzenegger en la maleta y a que actor catalán nos recuerda Paul Verhoeven. Todo con nuestro rigor calumnioso habitual.

viernes, 14 de febrero de 2014

4A: Más canciones que OS hieren

Antes incluso de inaugurar la aerolínea tuvimos claro el primer objetivo: elaborar una lista de canciones pestilentes que no usar ni por casualidad como música de espera en nuestra Línea Telefónica a riesgo de que el cliente se desconcierte y enfurezca. 

La Follambre Progre
Tras año y medio de noches en vela y sudores fríos (reflejadas en los programas 1A, 2A y 3A) concluimos al fin tan ambicioso proyecto, de nuevo gracias a las sugerencias de nuestros gentiles pasajeros. De manera que aquí presentamos la cuarta y última relación de canciones que, por estadística, todo humano corriente y moliente ha debido odiar al menos una vez, bien porque le crispe los nervios, por sobreexposición, arritmia, rima forzada, letra idiota o asociación a un entrañable trauma personal. Y ha querido el azar que alcancemos la cifra mágica: 180 MINUTAZOS para asegurarnos de no dejar cabos sueltos y dar al tema el colofón que se merece. ¡Feliz Saciedad!