viernes, 22 de marzo de 2013

2D: Sospechosos Ha-BIT-uales


Como se deduce por el inspirado título, para este trayecto hemos tirado la casa por la ventana en cuanto a chascarrillos. Entre col y col aún hemos tenido tiempo de hablar sobre personajes de videojuego, cuales nos gustan, a cuales odiamos y algunos que no ofrecen ni chicha ni limoná. Pito va y flauta viene, nos hemos plantado en los 160 minutos, y es que el tema era tan extenso que se nos iba de las manos.


Flipping con el Zapping

Durante el vuelo, si miran por la ventanilla podrán observar: la identidad secreta de Vega, el oscuro secreto de Guile, el auténtico origen de Reptile, la agria polémica entre Guy y Cody, la inesperada conexión entre Alex Kidd y Mike Haggar. También descubrirán los inconvenientes de un boomerang como arma, la retorcida metáfora que oculta Knuckles, los motivos para odiar a Sega y otros muchos datos que serían de interés y, por tanto, hemos omitido.

5 comentarios:

  1. Una cosa IMPORTANTE, que es hablar con propiedad...

    Se dice Don King Kong, de toda la vida... Hay que ser respetuoso con los reyes.

    X_D

    PD: Quiero un politono con Vicente imitando el sonido de carga del Spectrum...
    PD2: Detalle friki: Sí que hay un Victor Van Damme, el Doctor Doom ultimate (http://en.wikipedia.org/wiki/Alternative_versions_of_Doctor_Doom#Ultimate_Marvel)

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena, gran podcast y gran episodio!

    Para otro episodio de videojuegos le "metéis mano" a la saga Dead or Alive de Itagaki y su obsesión por el melonar.

    ResponderEliminar
  3. Los cascos del Kid Chamaleon eran la leche. Ni el Mario 3 ni el Kryby lo supera. Si acaso, el Wario. Ese tipo de juegos de plataformas creativos me encantan, lástima que se haya perdido el concepto.

    ResponderEliminar
  4. A fe mía que a mitad de los 90 entré en los Piccadilly de Cascorro y un gitano me ofreció seguir su partida de Street Fighter porque él tenía que marcharse a toda prisa; el susodicho tenía en la máquina créditos por valor de unas 500 pesetas, flipas.

    ResponderEliminar